Valoración del Usuario:  / 4
MaloBueno 

En el tercer trimestre de este año, el Centro Persona y Familia realizo una encuesta para su “La caja de Herramientas”  para que los usuarios contestaran a la pregunta : “ A que le tienes miedo”?

Se recibieron 284 respuestas presentadas en esta nota, de manera descendente de acuerdo a la cantidad de personas y el concepto elegido con una sola palabra al momento de responder. Además de las respuestas encontradas, al final se hace un análisis y resumen que nos lleva a reflexionar y a dimensionar nuestras posibilidades y nuestros miedos, 100 personas le tienen miedo a la soledad, 26 personas a la muerte, 24 personas a los animales, 15 personas al fracaso, otras le temes a la enfermedad, a un accidente, a las alturas, a Dios, a la violencia, a la pobreza, a la infidelidad, a la vejez,  y muchas otras variables menos frecuentes como por ejemplo a hablar en publico.

Otras respuestas fueron emitidas a razón de una persona por respuesta, con resultados tales como: A mis padres, a las dificultades, a la depresión, al castigo, al apego, a la drogadicción, a los aviones, al futuro, a la hipocresía, a la falsedad, a las decepciones, a los ataúdes, a las profundidades, al encierro, al fuego, al dolor, al diablo, a la ingratitud, a no tener hijos, a no ser feliz, al descontrol, a los celos, a la indiferencia, a la debilidad, al peligro, y a los cambios.

De estas respuestas, inicialmente se puede inferir que podrían estar muy basadas en experiencias pasadas o ajenas que en su momento de sucedidas para sí mismos o para otros pudieron haber sido tan traumáticas que se haría todo lo posible para conjurar o alejar toda posibilidad de que se de o se repita aunque sea inevitable; quedando como única opción mientras llega o no llega tal situación; el miedo.

Según la encuesta, dentro de los 5 primeros factores que mayor miedo suscitan en el muestreo poblacional participante, y por qué no decirlo, en el ser humano, está la soledad, la enfermedad y la muerte. De entrada se podría hipotetizar que el miedo es siempre hacia algo que no está sucediendo en el momento en el que dicho miedo se siente si no hacía lo que se cree que pudiera llegar a suceder en un determinado o indeterminado futuro. De ahí, que si fuéramos capaces  de desprendernos del futuro, el miedo desaparecería. Es claro entonces que no se tiene miedo durante el momento en el que sucede supuestamente lo que lo motiva, si no antes de que la situación pudiera llegar o no llegar; pues  “los fantasmas asustan más de lejos que de cerca”,  ya que una vez llega la situación; en el ser humano por lo  general se da de una manera natural una capacidad de afrontamiento tal, que surge en él una capacidad de resolución suficiente para posicionarse de alguna manera frente a ella y manejarla de algún modo.

Para confirmar tal hipótesis veamos al interior de estas respuestas; por ejemplo, la soledad, el miedo a la soledad, no es a la soledad como tal, sino al pensamiento inspirado en el concepto personal de dependencia que de ella se tiene en el sentido de llegar a sufrirla; perder la compañía de alguien significativo. El miedo a la enfermedad es el miedo de llegar a padecerla, perder la salud, verse imposibilitado, incapacitado para el trabajo por ejemplo.  El miedo a la muerte no es a la muerte porque no existe consciencia para saber qué es estar muertos; pues es imposible representarnos psíquicamente a sí mismos muertos; es más el miedo a perder la vida y los beneficios que ella nos depara.

Es muy claro por lo demás que al interior de los miedos subyace un gran deseo que es contrario a ese miedo; el miedo a la muerte podría traducirse entonces en un gran amor o apego por la vida, el miedo a la soledad sería igualmente una gran valoración o también una gran  dependencia hacia la compañía de alguien significativo y el miedo a la enfermedad sería la manifestación inconsciente de un gran aprecio por la salud. En este contexto el miedo puede ser visto como una alarma que anuncia algo así como ¿Entonces qué hacer para mantener una buena salud? O puede también ser un sentimiento o pensamiento paralizante que impide adoptar una posición realista, sensata y madura frente a la situación que inspira dicho miedo.

En la formulación específica de esta pregunta ¿“A qué le tienes miedo?  Podría haberse considerado una subpregunta: ¿por qué?   Y esto pudiera haber  llegado a arrojar nuevas y más claras luces en las hipótesis planteadas anteriormente. Por tanto hay qué decir que tales hipótesis se infieren de las respuestas dadas a través de una sola palabra plena de sentido como respuesta con la cual la persona que la emitió se identificó.

 

Fuente: Caja de Herramientas – Centro Persona y Familia (Corpindes)


CAJA DE HERRAMIENTAS

CAJA DE HERRAMIENTAS

Con que eres Inconforme?

EL TRABAJO
(0)
SOCIEDAD
(0)
CON TU CUERPO
(0)
LA VIDA
(0)
¡Añade una nueva respuesta!
» Ir a la encuesta. »
500 Votos que quedan

Formulario de acceso