Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

La pregunta para el primer período de 2013 del proyecto Caja de herramientas de Centro Persona y Familia fue: ¿Qué te produce indignación? y las siguientes 333 fueron sus respuestas en orden descendente de mayor a menor cantidad de respuestas iguales.  

 

52 personas respondieron, las mentiras; 52, la injusticia; 36, el maltrato; 26, el irrespeto; 20, la incomprensión; 18, la violencia;18, la intolerancia; 14, la irresponsabilidad; 10, la pobreza; 9, la indiferencia; 7, la desigualdad; 5, la violación de derechos; 5, el profesor; 5, los regaños; 5, el abuso; 4, la envidia; 4, nada; 3, la inseguridad; 3, la falta de solidaridad; 3, el abandono; 2, el abuso sexual; 2, la soledad; 2, los mal educados; 2, el desorden; 2, la humillación; 2, la tristeza; 2, la traición; 2, la inequidad. Y, las siguientes respuestas son a razón de una por persona; vergüenza, inocencia, atropellos, todo, el fracaso, el desprecio, el desamor, la desesperación, la soberbia, el estrés, la muerte, el tráfico, corridas de toros, la conchudez, el dolor, el bulling, el miedo, los celos. 

 

 

 

Para el consecuente análisis cualitativo  de estas respuestas es  básicamente fundamental tener en cuenta el contexto que del concepto tienen tanto hombres como mujeres; el concepto de la pregunta y su consiguiente respuesta y decir por ejemplo, que las mujeres  en una significativa mayoría respondieron; la envidia, la traición, la inseguridad, los mal educados, la soledad, la falta de solidaridad, la violación de derechos, nada, el irrespeto, la indiferencia, la irresponsabilidad, la violencia, la incomprensión, la intolerancia, las mentiras, el maltrato, y la injusticia. Algunas de estas últimas 9 respuestas fueron dadas en más del 80% por mujeres y el restante 20% por hombres; lo cual confirma que es un hecho real la victimización de la mujer. En la generalidad de la encuesta el porcentaje de mujeres participantes fue del 63,9%, y de hombres el restante 36,0%. La explicación de esta relación puede ser debida a que  a la IPS Centro Persona y Familia asisten más mujeres que hombres. 

 

Entendiendo por indignación “La reacción que se causa por estar en desacuerdo con hechos que afectan  la dignidad humana” y considerando que esos hechos son ofensivos, abusivos e intimidantes y que siendo así causan decepción, desesperanza y desazón ; lo cual es vivenciado por la persona como un irrespeto a su dignidad personal;  la dignidad es el respeto que cada quien merece porque de hecho en sí habita el respeto de si mismo y por el otro, y porque la dignidad es un valor que se da en referencia a los demás. De acuerdo a la delimitación hecha anteriormente entre el número de mujeres y de hombres, se podría deducir que se hace más exigible el respeto de los hombres hacia las mujeres que de las mujeres hacia los hombres;  un eventual y callejero  insulto de una mujer a un hombre, por ejemplo; no se vería tan grave como el de un hombre hacia ella, así  éste tuviera suficientes motivos. 

 

Las tres primeras respuestas dadas en su gran mayoría por mujeres; las mentiras, la injusticia y el maltrato dan cuenta de que la indignación no sólo es vivida en sus relaciones interpersonales si no en un contexto social en el que estas actitudes inadecuadas que hieren y lastiman la dignidad humana, también proceden paradójicamente de un Estado social de derecho, sobre todo el de la injusticia; hay otros conceptos por el mismo estilo como la violencia, la desigualdad, la violación de derechos, la inequidad, la intolerancia, las corridas de toros, la inseguridad, el tráfico. Tal vez sea por problemáticas así que el 15 de Mayo de 2011 surgió para el mundo un movimiento ciudadano denominado 15-M ó Los indignados, que apostados en la plaza  La puerta del Sol en Madrid, España” promovieron pacíficamente una democracia más participativa, alejada del bipartidismo, de los bancos y corporaciones....  Y es que más o menos de ese tiempo para acá en razón del cada vez más globalizado mundo hallamos más fácilmente identificación solidaria entre lo que nos informamos aquí y cómo lo sienten quienes lo están sufriendo allá; sea Venezuela, Turquía o Siria, países sumidos en los peores desgobiernos por la ilegitimidad, la corrupción, la violación de los derechos humanos y las más descaradas dictaduras. Es que somos demasiados seres humanos como para ser tan fácilmente gobernados; esta es una de las razones por las cuales somos en este momento de la historia de la humanidad cada vez más  ingobernables y bastante informados ya como para permitir atropellos infames por parte de otros seres humanos que ni poseen la dignidad que su investidura exige, ni la poseen en sí mismos; el movimiento de Los indignados entonces, aboga por el respeto a la dignidad humana, pero ¿cómo exigirle respeto a la dignidad humana a quien no la posee en sí mismo, ni por su investidura?  También es cierto que le otorgaríamos mayor credibilidad a gobernantes virtuosos investidos y habitados de dignidad y de ética. 

 

Por lo menos decir eso que nos indigna, ponerlo de manifiesto,  expresarlo como “una no conformidad”, como se presenta una queja en una oficina de quejas y reclamos para que repose allí por siempre; pero que conste que se dijo y aunque  pueda  no ser  necesariamente posible impedir atropellos de un régimen; sabemos que como seres humanos tenemos, para hacernos sentir, algo que nos es común: la palabra, que como herramienta fundamental y exclusiva del genero humano, puede, cuando se la usa adecuadamente resolver conflictos, incluso, de viejas datas como en nuestro infortunado caso colombiano.  Y máxime en estos tiempos  en los que conjuntamente con la globalización, la palabra, sin importar su idioma conquista un sitial de honor y de dignidad mundial. 

 

“Las redes sociales pueden servir como un detonante para promover el descontento, una manera de “ordenar” la horda de los indignados y poner a los gobiernos a buscar soluciones prontas o salidas dignas”[Nota al final] 

 

Finalmente es significativo resaltar que pudo haber habido respuestas que no le dieron la suficiente seriedad a la pregunta cuando se contestó; “todo” y “nada” pues no es posible que todo y nada generen indignación, hay otros aspectos que  no necesariamente podrían suscitarla como por ejemplo; inocencia, la tristeza, el estrés, la muerte, la pobreza. 

 

Para lo que si genera indignación queda entonces la posibilidad de sentar el precedente de la exigibilidad de uno de los más sagrados derechos que se tienen por el solo y mero hecho de existir; el derecho a la dignidad que nos otorga nuestra condición de seres humanos, considerando obviamente el respeto que le debemos a nuestro entorno también humano, natural y animal, esto es, a la consciencia comunitaria y a la biodiversidad, en la que nos movemos en nuestra cotidianidad con la ventaja que nos caracteriza; nuestro exclusivo uso de la  palabra. 

 

CAJA DE HERRAMIENTAS

CAJA DE HERRAMIENTAS

Con que eres Inconforme?

EL TRABAJO
(0)
SOCIEDAD
(0)
CON TU CUERPO
(0)
LA VIDA
(0)
¡Añade una nueva respuesta!
» Ir a la encuesta. »
500 Votos que quedan

Formulario de acceso